Motivos por los que los trabajadores son más importantes que los clientes

Motivos por los que los trabajadores son más importantes que los clientes

Antes de comenzar, cabe destacar que este artículo responde a una opinión personal basada en mi experiencia profesional, y que, como cualquier opinión personal, es libre de interpretación y debate.¿Cuantas veces a lo largo de nuestra vida hemos escuchado aquella frase de “el cliente siempre tiene la razón”? Seguro que centenares. Sin embargo, ¿por qué jamás hemos escuchado “mi empleado siempre tiene la razón”?, ¿Parece una locura no? ¿A qué se debe esa actitud de adoración hacia el cliente y no hacia el trabajador? A lo largo de este post repasaremos aquellos motivos por los cuales nuestros empleados pueden ser aún más valiosos para nuestro negocio que aquellas personas que nos sueltan los billetes 💶💶💶💶💶💶A esta altura del artículo puede que alguno ya esté voceando ¡¡ PERO… LOS CLIENTES SON QUIENES NOS PAGAN LAS NÓMINAS !! Tranquilos, tranquilos… para todas esas mentes ancladas en el pasado, aquí os propongo varias razones de peso para mimar a vuestros trabajadores. ¡¡ Empezamos !!  <h2 class="section-item-title-2">Son el reflejo de nuestro trabajo</h2>De nuestra plantilla, de su estado de ánimo y de su motivación dependerá el resultado final de nuestro trabajo. Si nuestros trabajadores están contentos y trabajan motivados, nuestra tarea tendrá muchas más posibilidades de ser todo un éxito. Apostar por un entorno de trabajo positivo, en el que el trabajador se sienta cómodo y en el que se valoren sus aportaciones, propiciará una mayor implicación por parte de los integrantes de la empresa y sentirán el producto final como algo “suyo”. Si por el contrario, nuestra plantilla está frustrada, triste, desmotivada, o percibe el lugar de trabajo como un entorno hostil, su predisposición a la hora de desempeñar sus tareas dejará mucho que desear. El resultado final y por tanto, nuestro trabajo, será pobre y chapucero, carente de calidad y en conclusión, servirá como carta de presentación para una “empresa de chichinabo”. <h2 class="section-item-title-2">Repercutirán directamente en nuestros beneficios</h2>A estas alturas no es necesario mencionar que un empleado motivado, rinde muchísimo más que uno desmotivado, y para ello es esencial que los profesionales de la plantilla disfruten con su trabajo. Profesionales apasionados, que vean su actividad como un reto personal y profesional, y que no perciban el trabajo como un suplicio, sino como una oportunidad para seguir aprendiendo. Si somos capaces de crear un ambiente óptimo de trabajo, nuestra plantilla aplicará un barniz de excelencia a cada proyecto que abordemos juntos. Con la calidad como máxima en cada trabajo que ejecutemos, conseguiremos un cliente satisfecho y que probablemente nos recomendará, algo que repercutirá directamente en nuestros ingresos, que a fin de cuentas, es lo que el empresario persigue. <h2 class="section-item-title-2">Harán de nuestro entorno de trabajo un lugar más feliz</h2>Cada vez son más las empresas que creen que la clave del éxito es generar un ambiente distendido y amable, en donde cada trabajador logre sentirse motivado a la hora de acudir cada día a su puesto de trabajo. Este entorno será el caldo de cultivo idóneo para reunir un buen equipo de profesionales, involucrados con su tarea diaria, que interaccionen entre si y que confíen los unos en los otros. Un buen entorno de trabajo te reportará grandes ventajas; tus empleados compartirán información, dudas e ideas entre ellos y harán que la incorporación de nuevos miembros al mismo sea mucho más fácil. Para llegar a conseguir esto debemos fomentar la confianza, armonía y comunicación entre los integrantes de nuestra plantilla. ¿No suena fácil, verdad?. Titanes de la industria del software como Google, ya estudian la manera de fomentar este tipo de prácticas, con el objetivo de conseguir un equipo y ambiente de trabajo lo más eficiente posible. Si os interesa este tema, podéis consultar este artículo que habla del proyecto Aristóteles del ya citado Google. <h2 class="section-item-title-2">Nos permitirán vivir mejor</h2>En ocasiones un líder ha de saber delegar con el objetivo de no desfallecer en la aventura empresarial, pero para ello existe un requisito imprescindible: un trabajador motivado y responsable en el que hacer recaer la tarea. Si conseguimos retener a este empleado en nuestra empresa, podremos delegar muchas de las decisiones empresariales, que, por su magnitud o importancia, decidimos afrontar nosotros mismos. Una vez designada esa o esas personas de confianza, podremos dedicar nuestro valioso tiempo a otros menesteres, abriendo las puertas a nuevas oportunidades de inversión y crecimiento. <h2 class="section-item-title-2">Sin buenos trabajadores, jamás tendremos buenos clientes</h2>Aunque esté en última posición, quiero resaltar que es la característica que hace más valioso a un trabajador: nuestros clientes, dependen de el. El resultado final del trabajo que entreguemos depende directamente de nuestra plantilla. Si nuestro equipo no está motivado, este estado desembocará en un producto deficiente, que, a su vez, generará descontento en nuestros clientes. Poco a poco esta situación hará que cada vez nos sea más difícil conseguir nuevos proyectos, teniendo que dedicar recursos y un esfuerzo comercial adicional para captar nuevos clientes, con el consiguiente desembolso económico que esto conlleva. Si por el contrario, hemos conseguido reunir un buen equipo y desarrollar un producto de calidad, lograremos llamar la atención de nuevos clientes atraídos por el mismo.Como añadido final, me gustaría matizar que “mimar” al empleado no implica que nuestra empresa sea una ONG, en la que motivemos, formemos, otorguemos un buen salario y sin embargo, permitamos la ineptitud y que reine la anarquía; nada más lejos de la realidad. En ocasiones, hay que adoptar el rol adecuado y haciendo valer nuestra capacidad de liderazgo, saber tomar decisiones cuando sea necesario, aunque ello implique hacer rodar cabezas. Nuestro principal objetivo ha de ser intentar atraer y retener el talento y para ello, nada mejor que motivar a tu equipo.Si también estáis interesados en consejos para saber distinguir profesionales que rocen la excelencia, quizás os interese leer este otro artículo que he escrito.Espero que os haya resultado interesante mi opinión y os haga ver como a mí, que el activo más importante de una empresa, son las personas que la forman.

¡ Vota este artículo !